fbpx

La Bendición del dar:

 

“Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre”. 2 corintios 9: 6-12 (RV60)

No podemos dejar de compartir con otros las bendiciones que Dios nos da cada día. Dios ha sido nuestro mayor ejemplo, lo dio todo por amor a nosotros. Su palabra nos enseña que es más bienaventurado dar que recibir, ya sea que compartamos de lo mucho o poco, nos traerá satisfacción.

Como experiencia puedo afirmar que, en tiempos difíciles, he visto el amor de Dios a través de manos generosas que bendijeron mi casa. Así aprendí que las circunstancias adversas nos hacen más agradecidos y generosos con los demás.

A veces la vida nos obliga a hacer un alto, para enseñarnos a depender más de Dios, que es el dueño de todas las cosas: y comprobamos que nada es nuestro, y que necesitamos depender del Espíritu Santo para ser buenos administradores y dadores de esta gracia.

También, es importante entender que no debemos dar por emoción, por manipulación, por presión, por recibir algo a cambio, de mala gana, pues se tornara una carga.

Al contrario la palabra de Dios especifica que debe ser:

1 con alegría, porque Dios “ama” al dador alegre. Vs.7
2 Como propuso en su corazón y generosamente. Vs.6
3 La decisión de dar trae grandes bendiciones
4 Dios le dará semilla al que siembra;vs.10
5 Suple lo que a los santos falta vs.12
6 Produce acción de gracias a Dios vs. 11
7 Y aumentará los frutos de nuestra justicia vs.10

El apóstol Pablo fue ayudado por los filipenses con sus ofrendas y les agradece con estas palabras:

“Mi Dios suplirá todo lo que les falta, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. Filipenses 4:19